Coronavirus: ¿es peligroso hacer RCP a una persona ante un posible contagio?

Noticias | 05 mar 2020

Coronavirus: ¿es peligroso hacer RCP a una persona ante un posible contagio?

El Consejo Europeo de Reanimación publicó el 04/03/2020 algunas recomendaciones relacionadas con la realización de RCP y el Coronavirus en la comunidad[1]. Desde la Fundacion Cardiológica Argentina sabemos la preocupación que existe con respecto al riesgo de transmisión de COVID-19 (Coronavirus), por eso queremos llevar tranquilidad a la comunidad y enfatizar en la crucial importancia que tiene realizar RCP a una persona que se encuentre en paro cardíaco.

“Muchos de nosotros podemos tener un paro cardíaco, que en el 70% de las veces va a ocurrir fuera del ámbito hospitalario (en el domicilio, el trabajo, lugares públicos o incluso la calle). Si esto sucede y no se realiza de manera inmediata las maniobras de RCP y desfibrilación, generalmente podemos morir en unos pocos minutos. Estas acciones nos darán cerca de tres veces más de posibilidades de sobrevivir”, explica el Dr. Fabian Gelpi, Coordinador de RCP Básica de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

En relación a la transmisión del Coronavirus, “el riesgo de aplicar maniobras de RCP en particular a una persona desconocida conlleva un mínimo de contagio particularmente a través de la ventilación de boca a boca. Por eso, es importante recordar que, si el paro cardíaco lo sufre repentinamente un adulto, se pueden dar solo compresiones en el pecho”, asegura el Dr. Jorge Tartaglione, presidente de la FCA.

En este sentido, recordamos los pasos simples de la RCP solo con las manos. “Llamar inmediatamente a la ambulancia y comprimir fuerte y rápido en el centro del pecho de la persona que no responde y no respira le dará una oportunidad única de supervivencia y nos expondrá mínimamente a cualquier contagio. Los estudios han demostrado que la RCP solo por compresión puede ser tan efectiva como la ventilación y compresión combinadas en los primeros minutos después de un paro cardíaco súbito en un adulto”, agrega Gelpi.

Después del contacto con la persona, es importante lavarse bien las manos con agua y jabón lo antes posible. Se recomienda el uso de gel de manos con alcohol si no hay agua y jabón disponibles. Y evitar tocarse la boca, los ojos o la nariz, a menos que se haya limpiado las manos recientemente después de tener contacto con la persona.

En Argentina se producen alrededor de 40.000 muertes súbitas al año y el 70% se ocasionan fuera de los hospitales. Esta situación ubica a la comunidad no-médica en la primera encargada de atender un episodio de esta naturaleza. La aplicación rápida y a tiempo de maniobras de RCP y DEA puede hacer que este desenlace no siempre sea fatal.

Aplicar RCP y desfibrilación dentro del 3 primeros minutos de ocurrido el evento, aumenta las posibilidades de llegar con vida a un hospital en un 79%. Pero, por cada minuto que se demora la aplicación de estas medidas, se reducen en 10% las posibilidades de continuar con vida. “Por eso, si aún no estás entrenado, es momento de hacerlo. Salvar una vida puede estar en tus manos y es importante que estés preparado para hacerlo”, finaliza Tartaglione.

 

Imagen: Freepik.es