Violencia doméstica en la mujer, un factor de riesgo clave para el desarrollo de enfermedad cardiovascular

Noticias | 06 mar 2020

Violencia doméstica en la mujer, un factor de riesgo clave para el desarrollo de enfermedad cardiovascular

La violencia doméstica contra las mujeres es una problemática mundial que no solo se vincula con la violación de los derechos humanos sino también con un tema de salud pública. Millones de mujeres, niñas y adolescentes son víctimas de ella en todo el mundo, producto de construcciones de género que hemos ido naturalizando a lo largo de los años.

En Argentina, según datos aportados por la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el primer trimestre del año 2018, el 76% de las personas afectadas por abuso doméstico fueron mujeres. Ellas superan en número y proporción a los varones en casi todos los rangos de edad. El grupo mayormente afectado es el de las mujeres entre 22 y 39 años, el cual concentra el 34% del total de las víctimas.

Ante estas alarmantes cifras una pregunta nos queda por responder: ¿qué consecuencias físicas y psicológicas quedan en estas mujeres que logran sobrevivir a este tipo de violencia? Muy poco se ha estudiado cómo la exposición a la violencia doméstica impacta en la salud de mujeres, niñas y adolescentes; y cuánto nos queda por descubrir.

Un poco de evidencia

Un reciente artículo publicado por la American Heart Association, a través de su movimiento Go Red For Women, evaluó la relación que existe entre la exposición de las mujeres a la violencia doméstica, el desarrollo de enfermedad cardiometabólica y una mayor mortalidad.

“Resulta muy interesante remarcar que no existe en la literatura información de buena calidad científica sobre este tema y es una de las primeras veces que se utiliza como punto final alguna evidencia clínica de enfermedad cardiovascular (enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca, enfermedad vascular periférica, ACV o accidente isquémico transitorio), hipertensión arterial, diabetes tipo 2, e incluso la muerte de la paciente”, reflexiona la Dra. Analia Aquieri, médica cardióloga (MN 114.729) y miembro de la Fundacion Cardiológica Argentina (FCA).

Al analizar los resultados de este estudio la violencia doméstica en la mujer presenta una asociación significativa con el aumento en la incidencia de enfermedad cardiovascular, pero no fue significativa la presencia de insuficiencia cardíaca ni enfermedad vascular periférica. Sin embargo, la presencia de diabetes tipo 2 se ve claramente asociada a la exposición de violencia doméstica.

Además, estas pacientes han demostrado ser más tabaquistas y consumir en forma excesiva alcohol, ambos factores que aumentan la posibilidad de hipertensión y diabetes tipo 2. “Si tenemos en cuenta la alta incidencia de violencia doméstica en las mujeres y su asociación con la enfermedad cardiovascular, esto nos hace pensar qué poco interrogamos en la consulta sobre esta situación que debe ser considerada un factor de riesgo más”, asegura Aquieri.

“Habitualmente nos encontramos en el consultorio con mujeres que llegan devastadas, deprimidas, angustiadas, sin lograr identificar por qué. Lo primero que sienten es dolor, de encontrarse solas y desamparadas producto del maltrato, del abuso, de la violencia que reciben en sus hogares. Una violencia que no siempre es física, también puede ser verbal, psicológica, económica, a la que se ven sometidas todos los días de su vida por las personas más cercanas a su entorno, otros miembros de la familia, parejas, ex parejas, con quienes el vínculo de confianza es sumamente cercano, pero que al ocurrir dentro del seno familiar se encuentra naturalizada y no se cuestiona ni se denuncia”, analiza el Dr. Jorge Tartaglione, presidente de la FCA.

“Por eso, es importante que en la consulta intensifiquemos nuestra búsqueda para descubrir lo más precozmente el problema, poder escuchar y contener a quien tenemos enfrente, y promover un cambio en el estilo de vida que contemple el control del resto de los factores de riesgo cardiovascular presentes. Si bien nos falta más información sobre el tema, esta es una punta para que empecemos a incorporarla a nuestra rutina”, asegura la Dra. Aquieri.

“Si bien en nuestro país no existen estadísticas que nos hablen de cómo el maltrato y el abuso afectan la salud cardiovascular de las mujeres, este estudio realizado en el Reino Unido nos invita a reflexionar sobre el modo en que las afecta y cuál es nuestro rol en la consulta para poder abordarla”, finaliza el Dr. Tartaglione.

 

Imagen: Freepik.es