POR PRIMERA VEZ LA PRESIDENCIA DE LA NACIÓN SE CERTIFICARÁ COMO ÁREA DE CARDIO-RESCATE ®

Noticias | 07 ago 2018

POR PRIMERA VEZ LA PRESIDENCIA DE LA NACIÓN SE CERTIFICARÁ COMO ÁREA DE CARDIO-RESCATE ®

A través de la Fundación Cardiológica Argentina llevará adelante un plan que incluye la capacitación en reanimación cardiopulmonar de su personal, la instalación de desfibriladores externos automáticos (DEA) en puntos estratégicos y la conformación de una brigada para la atención cardíaca temprana.

 

Buenos Aires, 07 de agosto de 2018.- La Presidencia de la Nación comenzó el proceso para certificarse por primera vez en la historia como Área de Cardio-RESCATE ® de la mano de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

 

En el marco de este plan, se iniciaron las capacitaciones en reanimación cardiopulmonar (RCP) al personal de la Casa Rosada, que continuarán en la Quinta de Olivos, hangares, nave, cochera y pista de remo.

 

A partir de esta certificación, el personal de la Presidencia de la Nación se encontrará preparado para brindar atención inicial ante una emergencia cardiovascular, como el paro cardiorrespiratorio y la muerte súbita.  

 

El proceso de certificación que está llevando adelante la FCA incluye un relevamiento de las instalaciones, el diseño de un Plan de Acceso a la Desfibrilación a medida para cada área y el entrenamiento en RCP y manejo de desfibriladores externos automáticos (DEA) de los brigadistas.

 

Como resultado de esta evaluación, se determinará ­­­­el lugar estratégico en donde deben instalarse los DEA -que son dispositivos que permiten aplicar una descarga eléctrica al corazón para restablecer el ritmo cardíaco- y la cantidad de personas que conformarán la “Brigada de Atención Temprana de Emergencias” de manera tal que cualquier víctima pueda ser atendida en menos de tres minutos de ocurrido el evento hasta la llegada de la ayuda profesional.

 

SU IMPORTANCIA

La certificación como Área de Cardio-RESCATE®” otorgada por la FCA consiste en un plan estructurado para empresas, instituciones o eventos con gran afluencia de personas, a través del cual se planifica la instalación del número de DEAs necesarios de acuerdo a las características del lugar o evento, se entrena a un porcentaje crítico de personas que trabajen allí, y se da a conocer el protocolo de emergencia ante un paro cardíaco. Para ello, se realizan simulacros, se renueva el entrenamiento con periodicidad y se organiza una estructura responsable del programa.

Está demostrado que la puesta en práctica de los programas de acceso público a la desfibrilación mejora las chances de sobrevida en un 40%, lo que casi triplica la posibilidad de que una persona que sufre un paro cardíaco salga con vida del hospital.

 

De ahí que todos los lugares de alto tránsito de personas o sitios donde se concentran individuos con alto riesgo de sufrir un paro cardíaco o una muerte súbita (como por ejemplo, casinos, aeropuertos, edificios públicos, clubes, gimnasios, escuelas, universidades, campos de golf y eventos deportivos con asistencia masiva de público: maratones, y eventos sociales o culturales: recitales, conciertos, entre otros) debieran contar con programas de acceso público a la desfibrilación.

 

Tras un paro cardiorrespiratorio, los primeros minutos son vitales ya que por cada minuto que la víctima pasa sin recibir maniobras de RCP pierde 10% de posibilidades de sobrevivir. Además, el 70% de las muertes súbitas se produce fuera de los hospitales: en el hogar, en el trabajo, en clubes, en lugares públicos, en la calle e incluso en campos de juego.

 

En el caso de un paro cardíaco por fibrilación ventricular, si se aplica RCP y desfibrilación dentro de los primeros tres minutos, las posibilidades de llegar con vida a un hospital se acercan al 75%. Este hecho transforma a la comunidad no-médica en la primera encargada de atender un episodio de esta naturaleza.  

 

“Desde sus inicios, la Fundación Cardiológica Argentina, pionera en el dictado de cursos de RCP, promueve la importancia de que toda la población se encuentre entrenada en estas maniobras y en el manejo del DEAs”, aseguró el doctor Jorge Tartaglione, presidente de la FCA.

 

“Las estadísticas nos muestran tasas de supervivencia de tan solo el 5 al 10%. Esto es, en parte, por el poco uso de los DEAs. Aún es reducido el número de casos en los que las víctimas son desfibriladas antes de la llegada del servicio de emergencias médicas y esto es lo que buscamos corregir desde la FCA”, concluyó Tartaglione.

 

"Este tipo de iniciativas nos permite expandir la importancia que tiene que todos sepamos cómo actuar ante un episodio de muerte súbita extra-hospitalaria. Los conocimientos no tienen que ser solo de los profesionales médicos, toda la población debe estar entrenada”, destacó por su parte el doctor Simón Salzberg, director de la Unidad Médica Presidencial.

Las Áreas de Cardio-RESCATE® de la Fundación Cardiológica Argentina cuentan con una larga trayectoria y se encuentran disponibles para empresas, instituciones públicas o privadas, interesadas en implementar este tipo de iniciativas.

 

 

 

Para más información seguinos en nuestras redes sociales.

Facebook:
https://www.facebook.com/FundacionCardiologicaArgentina/

Twitter:
https://twitter.com/f_cardiologica

Instagram:
https://www.instagram.com/fundacioncardiologica/

YouTube:
https://www.youtube.com/user/FundCardiologica/

 

Acerca de la Fundación Cardiológica Argentina

La Fundación Cardiológica Argentina, rama a la comunidad de la Sociedad Argentina de Cardiología, es una entidad de bien público, no gubernamental, sin fines de lucro que desde 1976 trabaja para la promoción de la salud y prevención de las enfermedades cardiovasculares, primera causa de morbimortalidad en los adultos de nuestro país.

Está afiliada a la Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation) y a la Fundación Interamericana del Corazón (Interamerican Heart Foundation) y está integrada por miembros médicos y no médicos que trabajan voluntariamente. Desarrolla actividades en las áreas de Investigación, Educación y Comunidad, mediante campañas de comunicación, prevención y control de factores de riesgo cardiovascular, charlas y talleres sobre alimentación saludable, cursos de RCP para médicos y miembros de la comunidad.