No Fumes

El tabaquismo es la principal causa prevenible de muerte y mata a uno de cada 10 adultos en todo el mundo. En nuestro país no sólo es responsable de 40.000 muertes por año sino que empeora la calidad de vida de las personas fumadoras a causa de las enfermedades y las discapacidades crónicas que provoca. Además,  alrededor de 6000 personas no fumadoras mueren cada año por respirar el humo de tabaco ajeno.

Si fumas, deja de hacerlo: sabemos que dejar de fumar es difícil, pero es posible si te lo propones. Muchos fumadores lo han intentado varias veces antes de lograrlo.  ¡Vos, podes hacerlo!

Existen muy buenas razones para dejar de fumar:

Más de nueve millones de argentinos fuman regularmente,  pero 7 de cada 10 de ellos han expresado su deseo de dejar de fumar.

Fumar produce enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y cáncer, problemas durante el embarazo y en el feto, y enfermedades  pulmonares.

En nuestro país, un tercio de la población adulta fuma y más del 70% de los niños argentinos están expuestos al humo de tabaco en su propia casa, lo que les causa afecciones respiratorias, enfermedades del oído medio, ataques de asma, síndrome de muerte súbita del recién nacido, mayor ausentismo escolar y menor rendimiento intelectual.

Cuando dejas de fumar…la probabilidad de enfermarte como consecuencia del cigarrillo será menor, tendrás más energía y podrás respirar más fácilmente. Si estas embarazada, tu bebé respirará más oxígeno y estará más protegido. Las personas que viven con vos, especialmente tus hijos, serán más sanos. Progresivamente, disminuirán las probabilidades de tener un ataque cerebral, un infarto de miocardio, diversas formas de cáncer y enfermedades respiratorias.

¿Por qué fumamos?

La dependencia al tabaco presenta muchas de las características de una enfermedad crónica. La mayoría de los fumadores pasan por ciclos de períodos múltiples de recaída y remisión. No hay un tratamiento único que sea efectivo para todos los fumadores.

El Test de los Por qués explora algunas de las motivaciones y analiza los factores que se vinculan a la motivación de fumar. Encontraras 21 preguntas sencillas que se contestan seleccionando la opción que más se adapte a tu situación. Finalmente pulsa el botón para ver el resultado.

Estímulo / Energía:

Pensá en otras opciones para obtener esa energía.

Sostener en manos:
Hacé otra cosa con las manos: dibuja con un lápiz, juga con un cigarrillo falso.

Placer / relajamiento:
Realizá ejercicio físico, puede ser útil la terapia farmacológica.

Apoyo / tensión:
Técnicas de relajamiento para afrontar el estrés, puede ser útil la terapia farmacológica.

Adicción física:
Terapia farmacológica recomendada.

Hábito / rutina:
Llevá un control diario de los cigarrillos que fumas para estar consciente de cada uno.

Fumador social:
Recordale a los demás que no fumas más, y si es necesario, cambia de hábitos sociales.

Este es el mejor momento para dejar de fumar:

  • Preparate.
  • Busca ayuda.
  • Mantenete firme en la decisión.
  • Si es necesario, obtené los  medicamentos.
  • Preparate  para dejar de fumar.
  • Fija una fecha para hacerlo.

 

Cambia tu entorno:

Quitá todos los cigarrillos y ceniceros que tengas en tu casa, en tu auto y en tu trabajo.
No permitas que otras personas fumen en tu casa.
Cuando hayas dejado de fumar no te permitas ni una pitada más.

Pedí ayuda si es necesario:

Hablá con tu médico, una enfermera o con otro profesional de la salud. Ellos pueden ayudarte a dejar de fumar.
Comunicá tu decisión a tu familia y tu entorno social y laboral para que te apoyen.
Reunite con otras personas que también están tratando de dejar de fumar.

Recomendaciones para no volver a fumar:

Evitá el alcohol.
Evitá estar cerca de personas que estén fumando.
Comé alimentos saludables y realiza actividad física diariamente.
Mantené una actitud positiva.

Si recaes y fumas, no te des por vencido. ¡Fija una nueva fecha! Vos, como muchas otras personas, podes dejar el cigarrillo.

Consulta nuestro material de autoayuda