Tu Corazón | 05 oct 2018

Ataque cerebral

¿Qué es un ataque cerebral o ACV?

El ataque cerebral, conocido también como accidente cerebrovascular o ACV, es la tercera causa de muerte y la primera de incapacidad en el mundo.

Existen dos formas de ataque cerebral: el ataque cerebral isquémico, que sucede cuando una arteria que suministra sangre al cerebro se obstruye, por un estrechamiento o un coágulo de sangre, y produce síntomas de déficit neurológico. Si este déficit o disminución es transitorio y los síntomas desaparecen, se denomina ataque isquémico transitorio; si los síntomas persisten, se denomina ACV. La otra forma, es el ataque cerebral hemorrágico, que sucede cuando una arteria se rompe y derrama sangre en el tejido cerebral causando hemorragia. Como consecuencia de esto, parte del cerebro no recibe la sangre y el oxígeno necesario para funcionar correctamente. Cuando se interrumpe el aporte de sangre y oxígeno al cerebro, algunas células cerebrales mueren inmediatamente, mientras otras permanecen en riesgo. Estas células dañadas, pero aun recuperables, pueden permanecer en este estado por varias horas.

Según qué parte del cerebro esté afectada, la persona puede resultar incapacitada o puede morir. Por eso, es sumamente importante saber qué hacer y responder rápidamente a las señales de alerta.

¿Cuáles son las señales de alerta de un ataque cerebral?
Es muy importante reconocer los síntomas y señales de alerta de un ACV ya que su detección precoz permitirá reducir las secuelas o complicaciones:

  • Dificultades para mover una mitad del cuerpo (brazo y pierna del mismo lado)
  • Disminución de la sensibilidad en una mitad del cuerpo (brazo y pierna del mismo lado)
  • Disminución del tacto o de la sensación al dolor. Sensación de hormigueo o adormecimiento
  • Problemas para hablar o comprender
  • Trastornos visuales o disminución de la visión de un solo ojo
  • Inestabilidad para caminar o falta de equilibrio
  • Mareos, embotamiento, vértigo
  • Desorientación
  • Dolor de cabeza fuerte y repentino
  • Mala coordinación o falta de precisión para realizar algunas tareas o tomar un objeto.

 

Si alguna de estas señales ocurre pero duran sólo unos minutos, es posible que la persona haya tenido un ataque isquémico transitorio. Pero aun así, es una emergencia médica que requiere de atención inmediata.

¿Cómo actuar?
Frente a estas señales de alerta lo primero que hay que hacer es llamar al 107 o al número local de emergencias médicas. Los profesionales que integran el sistema de emergencias llegan en ambulancia y están capacitados para reconocer estos síntomas y actuar rápidamente. En caso de necesitar el traslado al hospital ellos podrán hacerlo inmediatamente para que el paciente reciba el tratamiento adecuado.